Diversas maneras en que los prebióticos y la fibra afectan a la microbiota intestinal

La fibra es un nutriente clave a menudo infravalorado en la dieta. Si bien los humanos no podemos digerir ciertos tipos de fibra, los microbios presentes en nuestro intestino — la comunidad de bacterias denominada microbiota intestinal — son capaces de degradarlas. Al igual que la fibra, los prebióticos sirven de alimento para estos microbios beneficiosos que habitan en el intestino y muchos de los prebióticos actuales se consideran en realidad como una forma de fibra alimentaria soluble. Es difícil diferenciar entre fibra y prebióticos debido a sus similitudes. Esta infografía de la Asociación Científica Internacional de Probióticos y Prebióticos (ISAPP por sus siglas en inglés) propone una comparación muy útil para entender la diferencia entre prebióticos y fibra

La mayoría de las fibras son hidratos de carbono obtenidos a partir de vegetales. Manzanas, alubias rojas o brócoli, por ejemplo, son excelentes fuentes de fibra. Además de fomentar una evacuación regular del intestino, un consumo adecuado de fibra mejora los niveles de glucosa y de lípidos en sangre, además de aportar una sensación de saciedad más duradera. Algunos tipos de fibra ejercen incluso un efecto bajo a moderado en nuestra microbiota intestinal.

Los prebióticos también pueden encontrarse en alimentos como verduras y cereales integrales, y se los ha vinculado con numerosos beneficios para la salud. Ya se ha demostrado que los prebióticos mejoran la salud, pero podrían además modular el sistema inmunitario, regular la evacuación de las heces y proteger contra trastornos como el síndrome del intestino irritable. Algunos de estos efectos se obtienen a través de los ácidos grasos de cadena corta. Los prebióticos tienen un impacto mucho más fuerte que la fibra sobre la salud y la microbiota intestinal. Una definición del término prebiótico actualizada recientemente recalca que las sustancias prebióticas podrían tener efectos positivos no solo en el intestino, al afectar también a microbios fuera del colon.

Acceda aquí a la infografía para obtener más información sobre las diferencias entre prebióticos y fibra.

 

 

 

Megan Mouw
Megan Mouw
Megan Mouw es licenciada en microbiología por la Universidad McGill, Canadá. Marcada por su paso por el centro médico de la Universidad de California (UCSF), en San francisco, siente pasión por el papel de la microbiota intestinal en el mantenimiento de una buena salud y del bienestar. Actualmente, cursa estudios de microbiología y toxicología medioambiental en la Universidad de San Francisco, en Santa Cruz, desde donde espera poder compartir su amor por la ciencia a través de sus artículos.