La dieta influye en la composición de la microbiota intestinal, y se ha documentado que la forma en que la microbiota intestinal metaboliza nuestros alimentos sería más relevante que lo que comemos.

¿Es posible personalizar la nutrición en función de la composición y estructura de la microbiota intestinal de cada individuo con la intención de obtener un cuidado más detallado y controlado de nuestra salud?