En un estudio con casi 1.000 participantes, los científicos han descubierto que cada persona metaboliza los alimentos de forma muy diferente y que la microbiota intestinal no es ajena a esta gran variabilidad entre individuos. Los resultados de estas investigaciones se publicaron el pasado mes de noviembre en Cell.

En esta entrevista, realizada durante la 4ª Cumbre Mundial sobre Microbiota Intestinal para la Salud, el profesor Magnus Simrén de la Universidad de Gotemburgo en Suecia (University of Gothenburg) y presidente del comité científico de la Federación Europea de Gastroenterología (United European Gastroenterology – UEG), explica a Gut Microbiota Worldwatch cuál es la relación entre la microbiota intestinal y el síndrome del intestino irritable (SII).

Durante la 4ª Cumbre Mundial sobre Microbiota Intestinal para la Salud tuvimos ocasión de dialogar con el profesor Colin Hill del Instituto de Microbioma APC de la Universidad de Cork (APC Microbiome Institute, University College Cork) para saber cómo influye la dieta en nuestra microbiota intestinal.

Desde hace algún tiempo, los científicos han comenzado a prestar cada vez más atención al papel esencial que los cientos de billones de microbios intestinales desempeñan en una buena salud. Se ha descubierto que este ecosistema bacteriano, tan vasto y variado, llamado microbiota intestinal, actúa como un todo y colabora en la regulación de los sistemas digestivo e inmune.