Ciertos estudios han demostrado que las intolerancias alimentarias afectan a cerca del 20 % de la población de los países industrializados. Expertos repasan los datos disponibles hasta la fecha sobre intolerancias alimentarias comunes al gluten, a los FODMAP o a la histamina y los trastornos digestivos o no digestivos.

Los estudios científicos sugieren que una microbiota intestinal desequilibrada podría  influir en la resistencia a la insulina en los pacientes de diabetes tipo 2 y que el ejercicio físico tendría efectos positivos en la microbiota intestinal y el metabolismo.

La microbiota intestinal, gracias a su estrecha relación con el metabolismo y el sistema inmunitario, constituye uno de los centros neurálgicos de nuestra salud, una posición que la coloca en mitad de los procesos que influyen en el riesgo de contraer enfermedades.

¿Cuál es la relación entre apetito y aporte energético? ¿Cómo regula el cerebro el apetito y el aporte energético? Los autores de este artículo explican, basándose en ejemplos de trastornos alimentarios, cómo experimenta el intestino los estímulos vinculados a la ingesta alimentaria.