La investigación en el ámbito de la nutrición personalizada es cada vez más relevante y podría contribuir en el futuro a planear mejor las intervenciones nutricionales para obtener una mejor respuesta de los pacientes.

La dieta influye en la composición de la microbiota intestinal, y se ha documentado que la forma en que la microbiota intestinal metaboliza nuestros alimentos sería más relevante que lo que comemos.