Aunque se suelen barajar diversos factores, la causa exacta de estas anomalías se desconoce. Una investigación reciente realizada por científicos del Instituto de Tecnología de California (Caltech) y publicada en la revista Cell parece arrojar algo de luz sobre el origen de esta enfermedad, que, al parecer, podría estar vinculada a cambios en la microbiota intestinal.