Recursos – Glosario

Elige del menú superior

  • Agente patógeno

    Los patógenos son agentes infecciosos que pueden provocar enfermedades a su huésped. Este término se emplea normalmente para describir microorganismos como los virus, bacterias y hongos, entre otros. Estos agentes pueden perturbar la fisiología normal de plantas, animales y humano.

  • Antibióticos

    También denominados antibacterianos, son unas moléculas que bloquean el crecimiento de ciertas bacterias y se prescriben habitualmente para tratar infecciones bacterianas y ciertos parásitos. Los antibióticos son ineficaces frente a los virus tales como el del catarro común o la gripe.

  • Anticuerpo

    Un anticuerpo, también llamado inmunoglobulina, es una proteína producida por el sistema inmunitario como respuesta a la detección de la presencia de una sustancia percibida como ajena al organismo. Esta substancia, denominada antígeno, puede ser una bacteria, un parásito, o incluso una molécula, como las proteínas. Los anticuerpos reconocen a los antígenos y se enganchan a ellos a fin de expulsarlos del cuerpo humano. A cada anticuerpo le corresponde un antígeno.

  • Antígeno

    Toda substancia ajena al organismo capaz de desencadenar la síntesis de los anticuerpos con los que se combina.

  • Bacterias

    Las bacterias son un gran grupo de microorganismos procariotas (células sin núcleo, en contraposición a las células eucariotas, que sí disponen de uno y que son las que componen el cuerpo humano) que se encontraban entre las primeras formas de vida en aparecer sobre la Tierra. Son muy comunes en la mayoría de los hábitats del planeta y se relacionan con plantas, animales y humanos, con los que conviven en relaciones de simbiosis (beneficio mutuo), de comensalismo (alimentándose del mismo medio), o parasitarias (en o sobre otros organismos de los que sacan algún provecho). Muchas personas creen que todas las bacterias son agentes patógenos. Si bien algunas pueden resultar dañinas, la mayoría son beneficiosas y necesarias para mantenerse sano.

    Las bacterias son de 10 a 50 veces más pequeñas que las células humanas. En el cuerpo humano encontramos cientos de billones de microorganismos, entre los cuales al menos 1.000 especies conocidas de bacterias con más de tres millones de genes, una cantidad 150 veces superior a la de los genes humanos. Amplias comunidades bacterianas se alojan en la piel y en nuestras cavidades, pero la comunidad más importante se encuentra en nuestros intestinos: la microbiota intestinal.

  • Bifidobacterias

    Una familia de bacterias naturalmente presente en el intestino de los mamíferos. Estas bacterias pueden encontrarse en la composición de alimentos fermentados (como los productos lácteos) o en la de complementos alimenticios.

  • Clostridium difficile (o C-difficile)

    Es una especie bacteriana que vive en el intestino de muchas personas sin causarles daño alguno. En la comunidad microbiana de los intestinos existe un equilibrio entre las bacterias «buenas» (beneficiosas) y las potencialmente dañinas (patógenas). Los problemas comienzan cuando se produce un desequilibrio, a menudo a causa de un tratamiento antibiótico. Si el número de C-difficile aumenta drásticamente, pueden aparecer una serie de síntomas como la diarrea o una inflamación del colon, entre otros.

    Las infecciones de C-difficile afectan esencialmente a pacientes que acaban de someterse a un tratamiento antibiótico o que se encuentran en hospitales o instalaciones de cuidados a largo plazo. Actualmente, se está estudiando la eficacia del trasplante de microbiota fecal como tratamiento potencial para estas infecciones. Por otra parte, algunos probióticos pueden restablecer una microbiota intestinal eficiente para controlar el crecimiento excesivo de C-difficile.

  • Colon

    El colon, también conocido como intestino grueso, es la última parte del tracto digestivo. Permite absorber el agua y las vitaminas esenciales producidas por las bacterias intestinales y transformar los residuos no digeridos de los alimentos, origen de las heces. Más corto que el intestino delgado, con un tiempo de tránsito más elevado y un diámetro considerablemente más grueso, el colon alberga la gran mayoría de la microbiota intestinal.

  • Comensal (bacteria)

    El término comensalismo hace referencia a un tipo de relación entre dos organismos diferentes que «comparten mesa». En este tipo de relación, ninguna de las partes saca provecho de la otra ni se provocan perjuicio mutuo alguno. Se trata por tanto de una relación neutra. Otras clases de relaciones entre organismos incluyen el mutualismo, en el que ambos organismos sacan provecho de la situación, o el parasitismo, en el que uno se aprovecha del otro mientras lo daña. A pesar de que las bacterias «beneficiosas» presentes en nuestro organismo se consideran a menudo comensalistas, las investigaciones realizadas en este ámbito sugieren que la relación que tenemos con nuestra microbiota intestinal no es meramente comensal, sino más bien mutualista .

  • Disbiosis

    También denominada disbacteriosis, hace referencia a un desequilibrio en el número o tipo de colonias microbianas que han colonizado al hombre. Se da más en el tracto digestivo, pero puede producirse en cualquier parte en la que haya una superficie expuesta o una membrana mucosa. La disbiosis pude afectar a la digestión, absorción de nutrientes, producción de vitaminas y control de microorganismos dañinos. Numerosos factores, entre ellos los cambios de hábitos alimenticios o los tratamientos antibióticos, pueden influir en el delicado equilibrio microbiano y provocar por tanto una disbiosis. Los investigadores creen que la disbiosis podría desempeñar un papel en la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), la fatiga crónica, la obesidad o incluso ciertos cánceres.

  • Ecología microbiana

    Este término se emplea para referirse al estudio de los microbios y sus interacciones entre ellos, con el entorno, las plantas o los animales. A pesar de ser las criaturas más pequeñas de la tierra, tienen un impacto muy profundo sobre los humanos y el planeta entero. Por eso los científicos creen que el estudio de la ecología microbiana puede conducirnos a encontrar mejores soluciones para la reparación medioambiental, la producción de alimentos y la bioingeniería, entre otros.

  • Ecosistema bacteriano intestinal humano

    Este término hace referencia a los cientos de billones de bacterias que viven en el cuerpo humano y al lugar que estas habitan. A pesar de pertenecer a diferentes tipos y de estar presentes en nuestro sistema digestivo en cantidades diversas, actúan como un equipo, desempeñando un papel esencial en la digestión de los alimentos, el fortalecimiento del sistema inmunitario, la prevención de infecciones e incluso en el estado de ánimo y el comportamiento de las personas.

  • Enfermedad autoinmune

    Enfermedad autoinmune es el nombre atribuido a un grupo de diferentes enfermedades que se desencadenan cuando el sistema inmunitario confunde los tejidos sanos del organismo con antígenos o elementos ajenos y los ataca con el objetivo de destruirlos. Se desconoce aún la causa exacta de la aparición de este tipo de enfermedades. Existen cerca de 80 enfermedades autoinmunes diferentes cuya gravedad varía en función del órgano afectado. Algunas reacciones autoinmunes se consideran parte de los mecanismos de ciertas afecciones como la diabetes o la enfermedad inflamatoria intestinal (EII).

  • Enfermedad de Crohn

    Se trata de un tipo de enfermedad inflamatoria intestinal (EII) que puede afectar a cualquier parte del sistema digestivo, desde la boca hasta el recto, aunque normalmente se produce en la última porción del intestino delgado, el íleon, o del intestino grueso, el colon. Sus síntomas más frecuentes incluyen diarrea, dolor abdominal y cansancio extremo; a veces van incluso acompañados de sangre en las heces y pérdida de peso.

    Este trastorno comienza a menudo de forma gradual y empeora con el paso del tiempo. Los pacientes con enfermedad de Crohn pasan a veces por largos periodos de remisión, en los que los síntomas desaparecen parcial o completamente. Estas fases pueden ir seguidas de otras con exacerbación de los síntomas. Sigue sin conocerse la causa exacta de este trastorno. Pero los investigadores apuntan a ciertos factores como la genética, una anomalía del sistema inmunitario que le empujaría a atacar bacterias sanas en el intestino; el tabaco o los factores ambientales (curiosamente, esta enfermedad es más habitual en los países occidentales que en las zonas menos desarrolladas del mundo).

  • Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII)

    La enfermedad inflamatoria intestinal (o EII) abarca la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Ambas se caracterizan por una inflamación excesiva de la pared de una parte del tubo digestivo.

  • Enterotipo

    La comunidad microbiana asentada en nuestro intestino es una combinación única de diferentes tipos y cantidades de bacterias. No se trata de una mezcla bacteriana permanente, sino de un conjunto en constante evolución que puede verse influenciado por nuestra dieta, factores ambientales, tratamientos farmacológicos, etc. La investigación científica en el marco del proyecto europeo MetaHit (2008 – 2012) ha conseguido identificar y caracterizar tres grupos diferentes de microbiota o enterotipos.

  • Escherichia coli (o E. coli)

    Es una especie bacteriana (familia de las Enterobacteraceae) que vive habitualmente en el intestino de humanos y animales. La mayoría de E. coli son inofensivas y desempeñan un papel esencial a la hora de mantener un sistema digestivo sano, ayudar a digerir los alimentos y producir vitamina K. Sin embargo, algunas de estas bacterias E. coli son patógenas y pueden provocar enfermedades. Los serotipos dañinos pueden trasmitirse mediante el agua o alimentos contaminados o a través del contacto con animales u otras personas infectadas.

  • Fermentación

    Se trata de un proceso químico por el cual un organismo convierte el azúcar y los carbohidratos presentes en los alimentos en ácido o alcohol. Los humanos llevan siglos utilizando la fermentación para transformar materias primas en productos finales asimilables, por ejemplo en la preparación de alimentos como los yogures, el kéfir, el queso, el pan, la cerveza o el vino. Incluso el chocolate.

  • Flora humana

    Ver flora intestinal/microbiota intestinal.

  • Flora intestinal

    Nombre que recibían antiguamente las comunidades bacterianas alojadas en nuestro intestino. Los investigadores prefieren emplear el término de microbiota intestinal, ya que las bacterias no pertenecen al mundo vegetal. Algunos científicos eligen un término u otro en función de las técnicas utilizadas para identificar las bacterias. Es decir, usan el término microbiota cuando se refieren a bacterias halladas mediante técnicas de secuenciación masiva y flora intestinal para las bacterias obtenidas a través de técnicas de cultivo, más antiguas.

  • Hinchazón

    La hinchazón abdominal es un malestar que se caracteriza por una hinchazón y distensión del abdomen. Suele ser más habitual en mujeres y puede causar dolores abdominales más o menos intensos. Las causas pueden ser un exceso de gas no expulsado o una reacción excesiva a la producción normal de gas, como por ejemplo por una hipersensibilidad del intestino. Normalmente, las personas que padecen hinchazón tienen el abdomen más plano por la mañana y según avanza el día, este va distendiéndose.

  • HMP (Proyecto de Microbioma Humano)

    Proyecto Microbioma Humano. Este proyecto de cinco años fue lanzado en el 2008 por los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos (NIH) con el objetivo de identificar y caracterizar las comunidades microbianas presentes en diferentes cavidades del cuerpo humano y buscar las correlaciones entre los cambios en el microbioma y la salud y la enfermedad humanas.

  • Inflamación

    La inflamación es la respuesta biológica del organismo con el fin de luchar contra una agresión. Puede caracterizarse por diferentes síntomas: rojez, hinchazón, sensación de calor, dolor o alteración del funcionamiento del órgano afectado. Las infecciones son provocadas por bacterias, virus u hongos, mientras que la inflamación es parte de nuestra inmunidad innata y no implica necesariamente una infección.

  • Lactobacilos

    Los Lactobacilos son un tipo de bacteria de forma alargada que normalmente habita en nuestras cavidades bucal, digestiva, y genital. También se encuentran en algunos alimentos fermentados como los yogures. Debe su nombre a su capacidad de convertir la lactosa y otros azúcares en ácido láctico. Los lactobacilos son eficaces para el tratamiento y la prevención de la diarrea, incluidos algunos tipos infecciosos como la diarrea por rotavirus en niños o la diarrea del viajero.

  • Metagenoma / Metagenómica

    El término metagenoma hace referencia al conjunto de genes microbianos presentes en un entorno o ecosistema determinado. La metagenómica es el método utilizado para el análisis de este metagenoma. Refleja la capacidad potencial de un ecosistema específico, las acciones que sus genes pueden realizar. También explica cuáles son los microorganismos que están presentes.

  • MetaHIT

    Proyecto financiado por la Comisión Europea bajo su séptimo programa marco entre 2008 y 2012. Su principal objetivo era establecer correlaciones entre los genes de la microbiota intestinal humana y la salud (o las enfermedades) del huésped de dicha microbiota. Para ello, los investigadores se han centrado en dos enfermedades con una incidencia creciente en Europa: la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) y la obesidad.

  • Microbioma

    Normalmente, los científicos hablan del microbioma humano cuando se refieren al conjunto de los genes presentes en todas las células microbianas residentes en el hombre. A menudo se confunde con el término microbiota, palabra utilizada para definir los cientos de billones de microorganismos que habitan el cuerpo humano.

  • Microbiota

    Se trata del nombre que recibe la comunidad de microorganismos que residen tanto sobre la superficie como en las diferentes cavidades del cuerpo: la piel, la boca, los oídos, la vagina o el tracto gastrointestinal, entre otras. (Ver microbiota intestinal)

  • Microbiota intestinal

    Este nombre designa a la comunidad de microorganismos que viven a lo largo y ancho del tracto gastrointestinal de los mamíferos. La composición de esta comunidad microbiana es específica de cada huésped. La microbiota intestinal de cada individuo puede sufrir alteraciones, tanto endógenas como exógenas. A veces se la denomina flora humana, microflora o flora intestinal. Sin embargo, en el seno de la comunidad científica estos términos son poco empleados, ya que conducen a la idea errónea de que estamos colonizados por pequeñas plantas, cuando en realidad los microorganismos que componen nuestra microbiota son microbios de diferentes tipos.

  • Microflora intestinal

    Ver microbiota intestinal.

  • Microorganismo

    A menudo utilizado equivocadamente como sinónimo de «microbio», un microorganismo es un organismo unicelular o multicelular tan diminuto que no puede ser observado a simple vista (microscópico). Existen diversos tipos de microorganismos como parásitos, bacterias, arqueas, hongos y virus. Los microorganismos constituyen la forma de vida más antigua sobre la Tierra. El estudio de los microorganismos se denomina microbiología.

  • Mucosa

    La mucosa es una fina capa de tejido que reviste las paredes internas de las cavidades del cuerpo como boca, útero, pulmones y los tractos urinario y digestivo. Las glándulas que recubren este tejido secretan un fluido viscoso llamado moco. Se trata también de la capa más distintiva del tracto gastrointestinal. Estructural y funcionalmente, es su área más compleja e importante, ya que en su superficie es donde se llevan a cabo las funciones esenciales de la absorción.

  • Obesidad

    La OMS define el sobrepeso y la obesidad como una acumulación anormal o excesiva de grasa que conlleva un riesgo para la salud. Tanto el sobrepeso como la obesidad constituyen factores de riesgo para un gran número de enfermedades crónicas como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

  • Prebiótico

    Los prebióticos son componentes funcionales no digeribles de los alimentos (como algunos tipos de fibras) que estimulan la actividad y el crecimiento de ciertos grupos específicos de bacterias, como las bifidobacterias y las bacterias lácticas. Estudios científicos han demostrado que tanto los prebióticos como los probióticos tienen numerosos efectos beneficiosos para la salud del huésped (especialmente en lo que respecta a las funciones digestivas y a las inmunitarias)

  • Probiótico

    Según la definición del 2001 de la OMS y la FAO, los probióticos son «microorganismos vivos que, cuando se administran en la cantidad adecuada, confieren beneficios de salud al huésped.» Normalmente, se consumen en alimentos fermentados como los yogures. También se encuentran en forma de complementos alimenticios.

  • Simbiosis

    Se llama simbiosis a la relación establecida entre dos organismos que se necesitan mutuamente para sobrevivir. Las bacterias tienen una larga historia de simbiosis. Han evolucionado conjuntamente en simbiosis con otros microbios y con sus huéspedes. De hecho, el hombre alberga cientos de billones de bacterias en su tracto digestivo, en el que estas han encontrado un ecosistema favorable a su desarrollo. Al triturar los compuestos que los humanos no pueden digerir, producen la energía y las vitaminas necesarias para el hombre.

  • Síndrome del Intestino Irritable (SII)

    El síndrome del intestino irritable (SII) es un trastorno funcional común del intestino que afecta del 15 al 20 % de la población mundial (con una mayor prevalencia en mujeres). El síndrome del intestino irritable es la primera causa de las consultas de gastroenterología. Los investigadores piensan que puede originarse por un desequilibrio en la microbiota intestinal.

  • Sistema inmunitario

    Se trata del sistema de defensa del organismo contra organismos infecciosos y otros invasores. Se compone de una red de células, tejidos y órganos especializados que se comunican entre ellos y actúan mediante reacciones biológicas en cascada que implican en particular a las citoquinas. El objetivo de esta respuesta inmunitaria es la destrucción y eliminación del agente detectado para que no cause trastorno alguno al huésped.

  • Trasplante de microbiota fecal

    También conocido como trasplante fecal o trasplante de heces, consiste en trasplantar muestras de heces (con bacterias y sus metabolitos) de un individuo sano a otra persona con trastornos del equilibrio de la microbiota. A pesar de haber demostrado su eficacia en pacientes de infección resistente por C. difficile, su uso no ha sido aún autorizado de forma generalizada. Los expertos continúan estudiando esta técnica, y no existe un consenso sobre sus posibles efectos adversos.


All terms


  • Agente patógeno

    Los patógenos son agentes infecciosos que pueden provocar enfermedades a su huésped. Este término se emplea normalmente para describir microorganismos como los virus, bacterias y hongos, entre otros. Estos agentes pueden perturbar la fisiología normal de plantas, animales y humano.

  • Antibióticos

    También denominados antibacterianos, son unas moléculas que bloquean el crecimiento de ciertas bacterias y se prescriben habitualmente para tratar infecciones bacterianas y ciertos parásitos. Los antibióticos son ineficaces frente a los virus tales como el del catarro común o la gripe.

  • Anticuerpo

    Un anticuerpo, también llamado inmunoglobulina, es una proteína producida por el sistema inmunitario como respuesta a la detección de la presencia de una sustancia percibida como ajena al organismo. Esta substancia, denominada antígeno, puede ser una bacteria, un parásito, o incluso una molécula, como las proteínas. Los anticuerpos reconocen a los antígenos y se enganchan a ellos a fin de expulsarlos del cuerpo humano. A cada anticuerpo le corresponde un antígeno.

  • Antígeno

    Toda substancia ajena al organismo capaz de desencadenar la síntesis de los anticuerpos con los que se combina.

  • Bacterias

    Las bacterias son un gran grupo de microorganismos procariotas (células sin núcleo, en contraposición a las células eucariotas, que sí disponen de uno y que son las que componen el cuerpo humano) que se encontraban entre las primeras formas de vida en aparecer sobre la Tierra. Son muy comunes en la mayoría de los hábitats del planeta y se relacionan con plantas, animales y humanos, con los que conviven en relaciones de simbiosis (beneficio mutuo), de comensalismo (alimentándose del mismo medio), o parasitarias (en o sobre otros organismos de los que sacan algún provecho). Muchas personas creen que todas las bacterias son agentes patógenos. Si bien algunas pueden resultar dañinas, la mayoría son beneficiosas y necesarias para mantenerse sano.

    Las bacterias son de 10 a 50 veces más pequeñas que las células humanas. En el cuerpo humano encontramos cientos de billones de microorganismos, entre los cuales al menos 1.000 especies conocidas de bacterias con más de tres millones de genes, una cantidad 150 veces superior a la de los genes humanos. Amplias comunidades bacterianas se alojan en la piel y en nuestras cavidades, pero la comunidad más importante se encuentra en nuestros intestinos: la microbiota intestinal.

  • Bifidobacterias

    Una familia de bacterias naturalmente presente en el intestino de los mamíferos. Estas bacterias pueden encontrarse en la composición de alimentos fermentados (como los productos lácteos) o en la de complementos alimenticios.

  • Clostridium difficile (o C-difficile)

    Es una especie bacteriana que vive en el intestino de muchas personas sin causarles daño alguno. En la comunidad microbiana de los intestinos existe un equilibrio entre las bacterias «buenas» (beneficiosas) y las potencialmente dañinas (patógenas). Los problemas comienzan cuando se produce un desequilibrio, a menudo a causa de un tratamiento antibiótico. Si el número de C-difficile aumenta drásticamente, pueden aparecer una serie de síntomas como la diarrea o una inflamación del colon, entre otros.

    Las infecciones de C-difficile afectan esencialmente a pacientes que acaban de someterse a un tratamiento antibiótico o que se encuentran en hospitales o instalaciones de cuidados a largo plazo. Actualmente, se está estudiando la eficacia del trasplante de microbiota fecal como tratamiento potencial para estas infecciones. Por otra parte, algunos probióticos pueden restablecer una microbiota intestinal eficiente para controlar el crecimiento excesivo de C-difficile.

  • Colon

    El colon, también conocido como intestino grueso, es la última parte del tracto digestivo. Permite absorber el agua y las vitaminas esenciales producidas por las bacterias intestinales y transformar los residuos no digeridos de los alimentos, origen de las heces. Más corto que el intestino delgado, con un tiempo de tránsito más elevado y un diámetro considerablemente más grueso, el colon alberga la gran mayoría de la microbiota intestinal.

  • Comensal (bacteria)

    El término comensalismo hace referencia a un tipo de relación entre dos organismos diferentes que «comparten mesa». En este tipo de relación, ninguna de las partes saca provecho de la otra ni se provocan perjuicio mutuo alguno. Se trata por tanto de una relación neutra. Otras clases de relaciones entre organismos incluyen el mutualismo, en el que ambos organismos sacan provecho de la situación, o el parasitismo, en el que uno se aprovecha del otro mientras lo daña. A pesar de que las bacterias «beneficiosas» presentes en nuestro organismo se consideran a menudo comensalistas, las investigaciones realizadas en este ámbito sugieren que la relación que tenemos con nuestra microbiota intestinal no es meramente comensal, sino más bien mutualista .

  • Disbiosis

    También denominada disbacteriosis, hace referencia a un desequilibrio en el número o tipo de colonias microbianas que han colonizado al hombre. Se da más en el tracto digestivo, pero puede producirse en cualquier parte en la que haya una superficie expuesta o una membrana mucosa. La disbiosis pude afectar a la digestión, absorción de nutrientes, producción de vitaminas y control de microorganismos dañinos. Numerosos factores, entre ellos los cambios de hábitos alimenticios o los tratamientos antibióticos, pueden influir en el delicado equilibrio microbiano y provocar por tanto una disbiosis. Los investigadores creen que la disbiosis podría desempeñar un papel en la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), la fatiga crónica, la obesidad o incluso ciertos cánceres.

  • Ecología microbiana

    Este término se emplea para referirse al estudio de los microbios y sus interacciones entre ellos, con el entorno, las plantas o los animales. A pesar de ser las criaturas más pequeñas de la tierra, tienen un impacto muy profundo sobre los humanos y el planeta entero. Por eso los científicos creen que el estudio de la ecología microbiana puede conducirnos a encontrar mejores soluciones para la reparación medioambiental, la producción de alimentos y la bioingeniería, entre otros.

  • Ecosistema bacteriano intestinal humano

    Este término hace referencia a los cientos de billones de bacterias que viven en el cuerpo humano y al lugar que estas habitan. A pesar de pertenecer a diferentes tipos y de estar presentes en nuestro sistema digestivo en cantidades diversas, actúan como un equipo, desempeñando un papel esencial en la digestión de los alimentos, el fortalecimiento del sistema inmunitario, la prevención de infecciones e incluso en el estado de ánimo y el comportamiento de las personas.

  • Enfermedad autoinmune

    Enfermedad autoinmune es el nombre atribuido a un grupo de diferentes enfermedades que se desencadenan cuando el sistema inmunitario confunde los tejidos sanos del organismo con antígenos o elementos ajenos y los ataca con el objetivo de destruirlos. Se desconoce aún la causa exacta de la aparición de este tipo de enfermedades. Existen cerca de 80 enfermedades autoinmunes diferentes cuya gravedad varía en función del órgano afectado. Algunas reacciones autoinmunes se consideran parte de los mecanismos de ciertas afecciones como la diabetes o la enfermedad inflamatoria intestinal (EII).

  • Enfermedad de Crohn

    Se trata de un tipo de enfermedad inflamatoria intestinal (EII) que puede afectar a cualquier parte del sistema digestivo, desde la boca hasta el recto, aunque normalmente se produce en la última porción del intestino delgado, el íleon, o del intestino grueso, el colon. Sus síntomas más frecuentes incluyen diarrea, dolor abdominal y cansancio extremo; a veces van incluso acompañados de sangre en las heces y pérdida de peso.

    Este trastorno comienza a menudo de forma gradual y empeora con el paso del tiempo. Los pacientes con enfermedad de Crohn pasan a veces por largos periodos de remisión, en los que los síntomas desaparecen parcial o completamente. Estas fases pueden ir seguidas de otras con exacerbación de los síntomas. Sigue sin conocerse la causa exacta de este trastorno. Pero los investigadores apuntan a ciertos factores como la genética, una anomalía del sistema inmunitario que le empujaría a atacar bacterias sanas en el intestino; el tabaco o los factores ambientales (curiosamente, esta enfermedad es más habitual en los países occidentales que en las zonas menos desarrolladas del mundo).

  • Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII)

    La enfermedad inflamatoria intestinal (o EII) abarca la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Ambas se caracterizan por una inflamación excesiva de la pared de una parte del tubo digestivo.

  • Enterotipo

    La comunidad microbiana asentada en nuestro intestino es una combinación única de diferentes tipos y cantidades de bacterias. No se trata de una mezcla bacteriana permanente, sino de un conjunto en constante evolución que puede verse influenciado por nuestra dieta, factores ambientales, tratamientos farmacológicos, etc. La investigación científica en el marco del proyecto europeo MetaHit (2008 – 2012) ha conseguido identificar y caracterizar tres grupos diferentes de microbiota o enterotipos.

  • Escherichia coli (o E. coli)

    Es una especie bacteriana (familia de las Enterobacteraceae) que vive habitualmente en el intestino de humanos y animales. La mayoría de E. coli son inofensivas y desempeñan un papel esencial a la hora de mantener un sistema digestivo sano, ayudar a digerir los alimentos y producir vitamina K. Sin embargo, algunas de estas bacterias E. coli son patógenas y pueden provocar enfermedades. Los serotipos dañinos pueden trasmitirse mediante el agua o alimentos contaminados o a través del contacto con animales u otras personas infectadas.

  • Fermentación

    Se trata de un proceso químico por el cual un organismo convierte el azúcar y los carbohidratos presentes en los alimentos en ácido o alcohol. Los humanos llevan siglos utilizando la fermentación para transformar materias primas en productos finales asimilables, por ejemplo en la preparación de alimentos como los yogures, el kéfir, el queso, el pan, la cerveza o el vino. Incluso el chocolate.

  • Flora humana

    Ver flora intestinal/microbiota intestinal.

  • Flora intestinal

    Nombre que recibían antiguamente las comunidades bacterianas alojadas en nuestro intestino. Los investigadores prefieren emplear el término de microbiota intestinal, ya que las bacterias no pertenecen al mundo vegetal. Algunos científicos eligen un término u otro en función de las técnicas utilizadas para identificar las bacterias. Es decir, usan el término microbiota cuando se refieren a bacterias halladas mediante técnicas de secuenciación masiva y flora intestinal para las bacterias obtenidas a través de técnicas de cultivo, más antiguas.

  • Hinchazón

    La hinchazón abdominal es un malestar que se caracteriza por una hinchazón y distensión del abdomen. Suele ser más habitual en mujeres y puede causar dolores abdominales más o menos intensos. Las causas pueden ser un exceso de gas no expulsado o una reacción excesiva a la producción normal de gas, como por ejemplo por una hipersensibilidad del intestino. Normalmente, las personas que padecen hinchazón tienen el abdomen más plano por la mañana y según avanza el día, este va distendiéndose.

  • HMP (Proyecto de Microbioma Humano)

    Proyecto Microbioma Humano. Este proyecto de cinco años fue lanzado en el 2008 por los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos (NIH) con el objetivo de identificar y caracterizar las comunidades microbianas presentes en diferentes cavidades del cuerpo humano y buscar las correlaciones entre los cambios en el microbioma y la salud y la enfermedad humanas.

  • Inflamación

    La inflamación es la respuesta biológica del organismo con el fin de luchar contra una agresión. Puede caracterizarse por diferentes síntomas: rojez, hinchazón, sensación de calor, dolor o alteración del funcionamiento del órgano afectado. Las infecciones son provocadas por bacterias, virus u hongos, mientras que la inflamación es parte de nuestra inmunidad innata y no implica necesariamente una infección.

  • Lactobacilos

    Los Lactobacilos son un tipo de bacteria de forma alargada que normalmente habita en nuestras cavidades bucal, digestiva, y genital. También se encuentran en algunos alimentos fermentados como los yogures. Debe su nombre a su capacidad de convertir la lactosa y otros azúcares en ácido láctico. Los lactobacilos son eficaces para el tratamiento y la prevención de la diarrea, incluidos algunos tipos infecciosos como la diarrea por rotavirus en niños o la diarrea del viajero.

  • Metagenoma / Metagenómica

    El término metagenoma hace referencia al conjunto de genes microbianos presentes en un entorno o ecosistema determinado. La metagenómica es el método utilizado para el análisis de este metagenoma. Refleja la capacidad potencial de un ecosistema específico, las acciones que sus genes pueden realizar. También explica cuáles son los microorganismos que están presentes.

  • MetaHIT

    Proyecto financiado por la Comisión Europea bajo su séptimo programa marco entre 2008 y 2012. Su principal objetivo era establecer correlaciones entre los genes de la microbiota intestinal humana y la salud (o las enfermedades) del huésped de dicha microbiota. Para ello, los investigadores se han centrado en dos enfermedades con una incidencia creciente en Europa: la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) y la obesidad.

  • Microbioma

    Normalmente, los científicos hablan del microbioma humano cuando se refieren al conjunto de los genes presentes en todas las células microbianas residentes en el hombre. A menudo se confunde con el término microbiota, palabra utilizada para definir los cientos de billones de microorganismos que habitan el cuerpo humano.

  • Microbiota

    Se trata del nombre que recibe la comunidad de microorganismos que residen tanto sobre la superficie como en las diferentes cavidades del cuerpo: la piel, la boca, los oídos, la vagina o el tracto gastrointestinal, entre otras. (Ver microbiota intestinal)

  • Microbiota intestinal

    Este nombre designa a la comunidad de microorganismos que viven a lo largo y ancho del tracto gastrointestinal de los mamíferos. La composición de esta comunidad microbiana es específica de cada huésped. La microbiota intestinal de cada individuo puede sufrir alteraciones, tanto endógenas como exógenas. A veces se la denomina flora humana, microflora o flora intestinal. Sin embargo, en el seno de la comunidad científica estos términos son poco empleados, ya que conducen a la idea errónea de que estamos colonizados por pequeñas plantas, cuando en realidad los microorganismos que componen nuestra microbiota son microbios de diferentes tipos.

  • Microflora intestinal

    Ver microbiota intestinal.

  • Microorganismo

    A menudo utilizado equivocadamente como sinónimo de «microbio», un microorganismo es un organismo unicelular o multicelular tan diminuto que no puede ser observado a simple vista (microscópico). Existen diversos tipos de microorganismos como parásitos, bacterias, arqueas, hongos y virus. Los microorganismos constituyen la forma de vida más antigua sobre la Tierra. El estudio de los microorganismos se denomina microbiología.

  • Mucosa

    La mucosa es una fina capa de tejido que reviste las paredes internas de las cavidades del cuerpo como boca, útero, pulmones y los tractos urinario y digestivo. Las glándulas que recubren este tejido secretan un fluido viscoso llamado moco. Se trata también de la capa más distintiva del tracto gastrointestinal. Estructural y funcionalmente, es su área más compleja e importante, ya que en su superficie es donde se llevan a cabo las funciones esenciales de la absorción.

  • Obesidad

    La OMS define el sobrepeso y la obesidad como una acumulación anormal o excesiva de grasa que conlleva un riesgo para la salud. Tanto el sobrepeso como la obesidad constituyen factores de riesgo para un gran número de enfermedades crónicas como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

  • Prebiótico

    Los prebióticos son componentes funcionales no digeribles de los alimentos (como algunos tipos de fibras) que estimulan la actividad y el crecimiento de ciertos grupos específicos de bacterias, como las bifidobacterias y las bacterias lácticas. Estudios científicos han demostrado que tanto los prebióticos como los probióticos tienen numerosos efectos beneficiosos para la salud del huésped (especialmente en lo que respecta a las funciones digestivas y a las inmunitarias)

  • Probiótico

    Según la definición del 2001 de la OMS y la FAO, los probióticos son «microorganismos vivos que, cuando se administran en la cantidad adecuada, confieren beneficios de salud al huésped.» Normalmente, se consumen en alimentos fermentados como los yogures. También se encuentran en forma de complementos alimenticios.

  • Simbiosis

    Se llama simbiosis a la relación establecida entre dos organismos que se necesitan mutuamente para sobrevivir. Las bacterias tienen una larga historia de simbiosis. Han evolucionado conjuntamente en simbiosis con otros microbios y con sus huéspedes. De hecho, el hombre alberga cientos de billones de bacterias en su tracto digestivo, en el que estas han encontrado un ecosistema favorable a su desarrollo. Al triturar los compuestos que los humanos no pueden digerir, producen la energía y las vitaminas necesarias para el hombre.

  • Síndrome del Intestino Irritable (SII)

    El síndrome del intestino irritable (SII) es un trastorno funcional común del intestino que afecta del 15 al 20 % de la población mundial (con una mayor prevalencia en mujeres). El síndrome del intestino irritable es la primera causa de las consultas de gastroenterología. Los investigadores piensan que puede originarse por un desequilibrio en la microbiota intestinal.

  • Sistema inmunitario

    Se trata del sistema de defensa del organismo contra organismos infecciosos y otros invasores. Se compone de una red de células, tejidos y órganos especializados que se comunican entre ellos y actúan mediante reacciones biológicas en cascada que implican en particular a las citoquinas. El objetivo de esta respuesta inmunitaria es la destrucción y eliminación del agente detectado para que no cause trastorno alguno al huésped.

  • Trasplante de microbiota fecal

    También conocido como trasplante fecal o trasplante de heces, consiste en trasplantar muestras de heces (con bacterias y sus metabolitos) de un individuo sano a otra persona con trastornos del equilibrio de la microbiota. A pesar de haber demostrado su eficacia en pacientes de infección resistente por C. difficile, su uso no ha sido aún autorizado de forma generalizada. Los expertos continúan estudiando esta técnica, y no existe un consenso sobre sus posibles efectos adversos.