Dieta & Microbiota intestinal

La influencia de la dieta en la microbiota

La dieta desempeña un papel fundamental en el mantenimiento de la diversidad y el correcto funcionamiento de nuestra microbiota intestinal.
Al hablar de microbiota intestinal se puede afirmar que “somos lo que comemos" ya que cuando nos alimentamos se alimentan también los cientos de billones de bacterias que habitan nuestro sistema digestivo. Por esta razón, es fundamental llevar una dieta variada y equilibrada.

Los alimentos que comemos juegan/tienen un rol esencial en el mantenimiento de la diversidad y el buen funcionamiento de nuestra microbiota intestinal.

Los prebióticos y los probióticos son dos de los elementos más estudiados en el ámbito de la microbiota intestinal. Ambos comportan efectos beneficiosos para la microbiota intestinal, la cual causa impacto en varias funciones del cuerpo como la digestión. Por esta razón, los especialistas resaltan la importancia de su inclusión en la dieta para promover una microbiota sana.

Los prebióticos

El concepto de prebiótico, a veces llamado también fibra soluble, fue introducido en 1995 por Gibson y Roberfroid. Se define como aquellos ingredientes no digeribles de los alimentos que promueven selectivamente el crecimiento y la actividad de un número limitado de especies bacterianas autóctonas beneficiosas para la salud1. Los prebióticos pueden encontrarse de forma natural en un alimento o agregarse a los mismos (productos funcionales).

Los prebióticos están presentes de manera natural en vegetales y frutas como el ajo, la cebolla, el puerro, los espárragos, las alcachofas, los tomates, los plátanos, las ciruelas o las manzanas; en cereales como el salvado y en frutos secos como las almendras. Por esta razón, las verduras, las frutas y los cereales deberían formar parte de una dieta equilibrada y saludable.

Como en muchos otros ámbitos, el equilibrio y la variedad son esenciales a la hora de ingerir alimentos prebióticos. Aunque una dieta rica en fibras sea beneficiosa para las bacterias intestinales, un exceso de fibras puede generar malestar o hinchazón abdominal en algunas personas.

Para más información sobre prebióticos, os proponemos visitar esta ficha informativa de la Asociación Científica Internacional de Probióticos y Prebióticos (International Scientific Association for Probiotics and Prebiotics – ISAPP).

Los probióticos

La Organización Mundial de la Salud define2 a los probióticos como microorganismos vivos que, cuando son administrados en cantidades adecuadas, promueven beneficios en la salud del huesped.

Estos microorganismos sobreviven parcialmente a la digestión, a lo largo el paso a través del sistema digestivo. Proporcionan múltiples beneficios al organismo, incluyendo el mantenimiento del confort digestivo y la regulación del sistema inmunitario3. Los probióticos pueden también ayudar a equilibrar la flora intestinal cuando esta se ha visto afectada por una mala alimentación, por infecciones, por algunos tratamientos con antibióticos o por otros factores externos como el estrés4.
Muchos probióticos proceden de bacterias utilizadas tradicionalmente en la fermentación de alimentos. Hoy por hoy, se realiza un gran número de pruebas clínicas relevantes (bien diseñadas) con probióticos. Los más estudiados pertenecen a dos géneros, Lactobacillus y Bifidobacterium, pero otros microorganismos incluyendo Eterococcus y Streptococcus, entre otros, también han sido estudiados.

Numerosos estudios han demostrado que algunas de estas especies bacterianas ayudan al mantenimiento de la salud digestiva (a través de diversos mecanismos) por los que los expertos5 coinciden en que pueden considerarse como probióticos. Algunas pueden encontrarse en distintos alimentos (como yogures y leches fermentadas) o en complementos alimenticios.
Para más información sobre probióticos, os proponemos visitar esta ficha informativa de la Asociación Científica Internacional de Probióticos y Prebióticos (International Scientific Association for Probiotics and Prebiotics – ISAPP) o la Recomendación práctica sobre probióticos y prebióticos de la Organización Mundial de Gastroenterología.


1 Gibson GR, Roberfroid MB. Dietary modulation of the human colonic microbiota: introducing the concept of prebiotics. J Nutr. 1995 Jun;125(6):1401-12. PMID


2 Health and Nutritional Properties of Probiotics in Food including Powder Milk with Live Lactic Acid Bacteria, Report of a Joint FAO/WHO Expert Consultation on Evaluation of Health and Nutritional Properties of Probiotics in Food including Powder Milk with Live Lactic Acid Bacteria, Cordoba, Argentina, October 1-4,200


3 http://www.loveyourtummy.org/


4 Moheb Costandi, Microbes on Your Mind, Scientific American Mind 23, 32 (2012).


5 http://espcg.eu/wp-content/uploads/2013/09/ENGLISH-LEAFLET-ESPCG-2013-Consensus-Guidelines-on-Probiotics.pdf


6 http://www.gutmicrobiotaforhealth.com/definition-probiotics-twelve-years-later-6455